EL RÍO

EJES CULTURALES

Comprender la importancia del río Paraná para la ciudad es clave para el desarrollo cultural. El río debe ser disfrutable y vivible todo el año, más allá del verano. Creando una conexión más fuerte con el río es que se logra crear conciencia de cuidado. A continuación se detallan distintas acciones tendientes a fortalecer la apropiación del río en la ciudad.

LAS PROPUESTAS

No se puede disfrutar de un río que está contaminado. Es por eso que es necesario trabajar para sanear la ribera del río y los arroyos que desembocan en él, para lograr un disfrute pleno y seguro del río.

Las playas deben estar limpias y rastrilladas todo el año y se deben eliminar las acumulaciones de sedimentos en los bordes de la costanera. Se debe permitir la pesca en al menos algunas zonas del río, pero para ésto es necesario asegurar que los peces capturados son aptos para consumo, a la vez que se debe controlar el tamaño de las piezas capturadas, para no realizar una depredación del recurso.

Desde su creación e instalación, el Patito Sirirí ha creado un fuerte vínculo con los paranaenses. Si bien ha cambiado de lugar y se lo ha pintado de otro color (al principio era negro como el Pato Lucas, llevaba un gorro y una caña de pescar), la plaza donde está sigue siendo una referencia geográfica y su estatua un lugar para fotografiarse. Pero puede ser mucho más que eso. El pato sirirí es un ave de hábitos acuáticos autóctona de nuestra zona, por lo que su figura puede ser estrechamente ligada al río (una especie de “mascota”). Es necesario un restyling de su figura y acondicionarla para ser utilizada en merchandising, cartelería, redes sociales, etc.

Se propone la institución de un premio con el nombre de Patito Sirirí destinado a premiar a escuelas que desarrollen proyectos con eje en el cuidado del río, para asociar mejor su imagen a la del río.

En la ciudad existe una Escuela de Canotaje, Expedición y Natación en Aguas Abiertas, perteneciente a una ONG, está ubicada en el Puerto Nuevo, y representa un gran valor de relación con el río. Es necesario desde el municipio acompañarla, brindarle apoyo para el desarrollo y crecimiento de sus actividades.

A través de esta relación y la relación con otras instituciones como los clubes, es necesario potenciar además la natación de aguas abiertas, organizando maratones acuáticas y apoyando a sus competidores.

La zona de Puerto Sánchez es reconocida por su arquitectura, cultura ribereña y por ser un lugar de compra y consumo de pescado. Es un área que ha tenido en sus últimos años el crecimiento de asentamientos irregulares y gran conflictividad social, por lo que es necesario trabajar para mejorar la seguridad y acceso a la zona.

Es un patrimonio de la ciudad y el barrio debe protegerse en su aspecto arquitectónico (no muy cuidado últimamente) y convertirse en una referencia para el consumo del pescado.  

Para potenciar este sector, se propone la instalación de un acuario interactivo que contenga especies nativas de la zona (como el de Rosario), para que se pueda conocer mejor sobre la fauna acuática y además sirva como punta de lanza para el desarrollo de actividades privadas, como comedores y restaurantes.

Ésto se puede llevar a cabo promoviendo eventos como los “miércoles de milanesa o de pasta” que ya se realizan pero enfocados al pescado de río, apoyar a la Fiesta de la Empanada de Pescado que se realiza en Puerto Sánchez.

Fomentar el consumo traería aparejado también una mayor demanda, por lo que es una buena excusa para fomentar la acuicultura en la zona, como alternativa para los pescadores tradicionales que ven paulatinamente desgastada su fuentes de ingresos.

El Islote Municipal es un lugar de difícil acceso y poco aprovechado, que carece de atractivo. Se propone la instalación de una reserva de aves y mamíferos acuáticos que, complementado al acuario regional, permitan un mejor contacto, conocimiento y cuidado de la fauna autóctona ribereña.

Bajada Grande es un lugar de relevancia histórica ya que allí nació la ciudad, pero ha sido también históricamente olvidada y amplios sectores carecen de desarrollo, accesibilidad y servicios mínimos. Se debe explotar de mejor manera la relevancia histórica de “la baxada del Paraná”, realizando visitas guiadas, reconstruyendo algún sector para simular la Paraná de finales del siglo XVIII, etc. Ésto, sumado a la mejora en la accesibilidad propuesta en Paraná Futura, potenciaría el sector.

EJES DEL DESARROLLO CULTURAL

El desarrollo cultural de una ciudad no debe circunscribirse solamente al apoyo a eventos culturales, marketing de íconos o recitales gratis. El acceso a la cultura no puede limitarse sólo a cuántas bandas, museos o libros puede acceder el ciudadano. La cultura, por sobre todo, es un proceso social. En ella, sus principales componentes son los significados y definiciones socialmente construidos. Cada evento u objeto cultural parte de este entretejido cultural, es  su condición de existencia. Eventos culturales sin significados culturales son vacíos, carecen de importancia más allá del evento o el marketing que se pueda realizar del mismo.

Por lo antes mencionado, es que éstas directrices buscan trabajar sobre el proceso cultural antes que sobre los eventos (sin dejarlos de lado, por supuesto), entendiendo que trabajando sobre los significados intangibles que forman parte de la cultura paranaense, se pueden mejorar, potenciar o resignificar dicha cultura. Éstas directrices están estrechamente vinculadas a Paraná Futura, por lo que comparte su espíritu y se sirve de sus proyectos para el desarrollo cultural

Se han escogido dos ejes principales que marcarán el rumbo del desarrollo cultural:

  • El río: la ciudad toma el nombre del río que moja sus riberas. Los cursos de agua forman parte importante de la matriz cultural de las ciudades. Paraná es una ciudad que desaprovecha el río, pero que mantiene latente su relación con él. Resignificar el río apareja también mejorar la cultura del cuidado del agua, los arroyos y la contaminación, por lo que lleva un doble propósito.
  • El mate: esta infusión y las relaciones que genera entre las personas ha caracterizado a la cultura paranaense, reflejada principalmente es la Fiesta Nacional del Mate y en monumento al ingreso de la ciudad. Revalorizar el mate y sus relaciones, entender la idiosincrasia a través de él, permite pensar una ciudad que invite a tomar mate, a recorrerla y a disfrutarla.
  • Otros ejes de promoción: Además de éstos ejes, se proponen otras intervenciones culturales, éstas sí, principalmente vinculadas a la promoción de las artes, la historia y la revalorización de sectores de la ciudad a través de acupuntura urbana cultural.

Creditos de la Fotografía: "Atardecer" de Emilio Kuffer bajo licencia CC BY-SA 2.0

Accesibilidad