Un modo de conectar a las personas

Colectivo en Paraná

El colectivo es el transporte público más usado. Asimismo, Paraná viene atravesando una larga crisis en su sistema de transporte público, la cual creemos, impactaría mucho menos en los usuarios si se planificara el sistema teniendo como prioridad las necesidades de los mismos

Colectivos en el centro ¿si o no? 

Al colectivo se le endilga ser demasiado grande y vetusto como para transitar en el centro de la ciudad. Además de entorpecer el tránsito, se lo culpa de colaborar en la aparición de pozos en las calles. Lo que a simple vista parece lógico, no necesariamente lo es. A pesar de su dimensión, el colectivo no siempre es quién entorpece el flujo de tránsito. El caos vehicular principalmente se genera por la cantidad de vehículos particulares, ya que justamente el colectivo lo que hace es transportar más cantidad de personas en un menor espacio. Como se puede ver en la imagen comparativa de abajo, el espacio ocupado para transportar la misma cantidad de personas en autos es diametralmente mayor que el utilizado por el colectivo.

Comparativa entre capacidad y espacio utilizado de un colectivo con automóviles

Por otro lado, el entorpecimiento del flujo de tránsito no siempre se da por el colectivo. Autos mal estacionados, doble fila, volquetes mal ubicados, obras no anunciadas son algunos de los inconvenientes comunes que el vecino se encuentra a la hora de transitar por la ciudad. Muchas de estas trabas se solucionarían con un control más activo de la movilidad vehicular. Para ello, hemos propuesto en el Plan Director de Movilidad el fortalecimiento del Centro de Monitoreo Urbano, que será el órgano encargado de recibir, analizar,  ordenar, sistematizar y gestionar toda la información que las reparticiones municipales y empresas privadas intervinientes en la vía pública le transmitan, para informar, en coordinación con el cuerpo de inspectores de tránsito, fehacientemente a la ciudadanía en general y específicamente a los diferentes actores (transporte público de pasajeros, taxistas y remiseros, servicios de transporte de cargas, volquetes, etc.) sobre las medidas o modificaciones en el tránsito normal, como el cambio temporal de recorridos de colectivos y sus respectivas paradas, calles cerradas al tránsito temporalmente y vías alternas, restricciones de circulación, etc. Este Centro no sólo servirá como soporte tecnológico y humano para el control y ordenamiento del tránsito, sino también, colaborará en la coordinación con las distintas obras que se realizan en la ciudad.

Pero el Centro no deberá sólo trabajar para mejorar el tránsito y coordinar obras, sino que deberá abocarse a la prevención y combate del delito, en colaboración con otras reparticiones municipales y con las fuerzas de seguridad. 

Interrupción del flujo de tránsito en el centro de la ciudad

Confluir en un punto en común

Desde nuestra perspectiva, el problema central del sistema de movilidad es que no ha sido pensado de manera integral. Cada parte del sistema debe colaborar con el resto, para hacerlo más eficiente y sustentable. Esa confluencia de las partes se da de diferentes maneras dentro del Plan Director, pero la más importante y central es la construcción de una Estación Multimodal de Transporte, donde confluyan el transporte urbano e interurbano de colectivos, el tren, servicios de taxis y remises, donde se pueda alquilar una bicicleta o estacionar el auto particular. Y una premisa clara de esta Estación es que debe ubicarse cerca del centro de la ciudad. Ya hablamos y fundamentamos el porqué ubicar la Estación Multimodal en el predio del ferrocarril, que consideramos, es el único espacio de la ciudad que cumple con los requisitos necesarios para su instalación: cercanía con el centro, accesibilidad, relación con el ferrocarril y tamaño del predio. Sin olvidarse de las oportunidades de desarrollo para el sector que se generarán con la construcción de la Estación y su consolidación como área de nueva centralidad. 

La Estación Multimodal no es un capricho ni un idealismo, sino que responde a una visión de ciudad donde la persona es el centro de la política, y en donde debemos apuntar a resolver sus necesidades. Y en materia de movilidad, las personas necesitan un sistema que las conecte con otras personas, servicios y espacios de la manera más directa y eficiente posible.

Proyecto de Estación Multimodal de Transporte para Paraná

Además de la Estación, proponemos la racionalización de los recorridos y un mejoramiento de las paradas y su distribución. Esto significa que el colectivo utilice las calles y avenidas principales, de mayor capacidad de tráfico, evitando recorridos más trabados y poco eficientes. Además, se prevé una división entre líneas troncales e interbarriales, que hagan más directos los traslados entre centro y periferia. 

Ir al hueso

Mientras se debate la actualización del boleto de colectivos, nuevamente se dejan para después los problemas de base que hacen que el sistema de movilidad cada día se vuelva más ineficiente y obsoleto. Las únicas respuestas son más subsidios, o endilgarle el problema a otro estamento del Estado, pero la realidad es que hoy Paraná cuenta con un sistema imprevisible para moverse, donde no se sabe si mañana saldrán los colectivos, donde los ciudadanos son rehenes de las malas decisiones políticas. Un nuevo sistema de movilidad es necesario, con un replanteo general de su estructura, con inversión seria y planificación a largo plazo, pero con un impacto rápido en los usuarios. No sólo alcanza con sostener que se tiene decisión política, hace falta probarlo en los hechos. Nosotros lo hemos hecho debatiendo públicamente el problema, haciéndonos cargo de nuestras obligaciones con los ciudadanos y proponiendo el Plan Director de Movilidad, una respuesta real y concreta a un problema al que hay que llegar al hueso para solucionarlo.